Voces #4 Señor X

A., 40+, hombre   Miré por la ventana hacia la bahía una última vez antes de pulsar el botón que haría bajar las persianas que daban acceso a un pequeño balcón con vistas inmejorables. El norte español no defraudaba, envolviéndolo todo en una atmósfera plomiza invernal. Con el día tan corto, la hierba parecía triste,…

Anuncios

Voces #2 Luz

Y., 47 años, Madrid, mujer, casada y rubia   Aquél día llegué al trabajo tarde, las 9 y 11 minutos. Lo recuerdo muy bien todavía, porque aquél minuto sobrepasando los diez minutos sobre las nueve me costó una sanción por falta leve, una amonestación verbal. Mi superior cumplió con el tramite a medio gas, poco…

Voces #1 Otros tiempos

R., mujer, más de cuarenta, Castellón, España Tengo un marido de buen ver, además del éxito laboral. Soy madre de dos, hijo e hija, que más allá de sus agitaciones adolescentes no tienen vicios que me provoquen disgustos. Soy mi propia jefa y de un puñado de personas más. Básicamente, vivo el sueño de la…

Voces

He vuelto. Bueno, nunca me había ido, no del todo. El final del 2018 y el comienzo del 2019 fueron altamente eléctricos, montañas rusas emocionales. Necesité descansar el cuerpo, el alma y la mente. No he publicado nada hasta ahora porque tampoco tenía mucho que decir, y muy poco por contar. Necesitaba calma y perspectiva…

Momentos sin arrepentimientos

He vivido muchas experiencias. Algunas, especialmente las más recientes, las compartí abiertamente mediante negro sobre blanco. Y aunque sigo conviviendo con mis dudas, en defensa propia alegaré que tampoco nací bajo el brazo con un manual sobre los detalles de los sentimientos y los caminos del querer. Sigo haciéndome preguntas introspectivamente atómicas, siendo mi propia…

Servida hasta el paladar

El sexo ha muerto, larga vida al sexo. Las nuevas experiencias que había vivido abrieron nuevos espacios dentro de mí, que desconocía. Un largo proceso, de años y décadas, donde tuve sexo, hice el amor, alguna vez puede que me abriese de piernas más por empatía que por necesidad, compartí mi cuerpo con un solo…

El té de las cinco

Llevaba varios días sin saber nada de él. Lo cierto es que no volvimos a vernos las caras desde aquella noche, pero estuvimos manteniendo el contacto, preguntándonos quétalestás aunque fuera para cumplir, felicitándonos en las ocasiones de rigor en las fechas vacacionales. Había una calma alargada entre nosotros dos. También fueron semanas agitadas, de idas…